Para la teoría tengo otro Blog: El blog de Majé

lunes

Empatía y atención. La mejor promoción

Hoy os presento a José...
En la foto no sonríe mucho, -tal vez por el miedo escénico ante la cámara-, pero os aseguro que José es un tipo sonriente, de esos que no necesitan ensayar, como los japoneses, el arte de la sonrisa eficaz para vender más. A José Godoy le sale natural. Es parte de su amabilidad, como también lo es la cercana seriedad del buen profesional.

La foto es mala, (perdona José, mi móvil no es la mejor cámara, ni yo una fotógrafo muy virtuosa, para qué nos vamos a engañar). Pero me sirve para ilustrar. Lo que José Godoy sostiene entre sus manos es mi regalo ¡La primera vez que me toca algo!

¿Y por qué me ha tocado? Simplemente porque alguien, el Banco Santander, cumplió su promesa. Un netbook Acer a cambio de abrir una cuenta de empresa y comprometerme a mantener los seguros sociales durante un año. La promoción funciona, sí, pero ojo! No fue la promoción lo que me captó, fue José Godoy. Y tampoco penséis mal, es cierto que José es el culpable de mi "divorcio", pero tiene una explicación....

La empatía y las ganas de ayudar son el secreto.

Me explico y me entenderéis mejor.
Crear una SL tiene un requisito inicial: tener 3006 euros que depositar en una cuenta, tras -eso sí- haber comprobado que el nombre de tu empresa no existe ya. Depositar ese dinero en un Banco es, pues, el segundo paso. Después vienen otros que acabarán en una identidad con un CIF, primero provisional y después ya oficial. Nadie te lo dará si antes no has depositado ese dinero a nombre de tu empresa, en un Banco.

Y esa es la raíz que origina este divorcio.

A quien dejo, después de 20 años con ella, es pues, a mi Caja, Caja Madrid. Y la dejo por un Banco. ¿Ese poder lo tiene un ordenador? La respuesta es No. Lo que José tiene en sus manos es la guinda de un pastel elaborado con mucha atención. Es el culpable de esta ruptura, cierto, pero porque me atendió excepcionalmente bien resolviendo aquello que en mi Caja, -maniatados por absurdas y rígidas normas- no quisieron solucionar,

Porque no sólo no entendieron sino que no aceptaron ni me ayudaron a resolver un problema: yo les doy 3006 euros y ellos me dan un papel que certifique que ese depósito ha sido realizado por mí a favor de bluechip. Algo aparentemente sencillo y que fue, sin embargo, mi mayor quebradero de cabeza.

"sin CIF bluechip no puede tener cuenta"...
"pero es que no me dan el CIF sin la cuenta"...
"sin CIF no hay cuenta!"...
pero... "si no quiero operar con ella, sólo quiero una provisional para que me den mi CIF"...
"sin CIF no hay cuenta"... "es el método tradicional"... "¿Es que no se enteraaaa?"
pero... es que este método de la CAM es nuevo, vean (y les muestro las normas)
"será el nuevo, pero no lo conocemos y tenemos órdenes por el viejo... sin CIF no hay cuenta"

¡Que quiero abrir una empresa y el procedimiento Telemático de la CAM dice que son esos los pasos. Si yo sólo quiero dejarles 3.006 euros para que me den el CIF, ¿no me dejan?.... en fin!!!
La CAM... ¿No son ustedes Caja Madrid? Ah! Es que el plan Emprende está patrocinado por La Caixa. Tenía que haber empezado por ahí...

Podría haber seguido peleando pero ¿cómo luchar contra un manual anticuado?
Empleados de manual,... de esos que se aprenden el manual sin pensar más. Yo quería ¡Dejarle dinero a un banco!... Y debe ser eso... ¡Que les sonó raro!

Salí de allí sabiendo que el matrimonio con mi Caja de toda mi vida en Madrid estaba ya roto.

Acosada por la premura del plazo, y recordando las palabras de una buena amiga-, mis pasos se dirigieron a la oficina que el Banco Santander tiene en Villanueva de la Cañada. Aquí el recuerdo de una buena recomendación me empujó. Y allí estaba él, su director. En principio serio, pero dispuesto a ayudarme.

Poco a poco he descubierto que la amabilidad de quienes trabajan en esa oficina está hasta en su respuesta a cualquier llamada de teléfono. Sea la hora que sea siempre preguntan "¿En qué puedo ayudarle". A mí me ayudaron a crear mi empresa. Y para eso no hizo falta saltarse ninguna norma ni contradecir al Banco de España. Simplemente fue escuchar y luego pensar en cómo ayudar. Y resultó tan sencillo como habilitar una cuenta interna, no operativa, en la que guardar el dinero de la futura Sociedad. Un día hizo falta, nada más...

Por cómo lo resolvió es José Godoy quien merece un premio. El limón por la rigidez y falta de atención ya sabéis a quién se lo doy... a Caja Madrid porque sólo supo decir no.

Es el primer ordenador que José entrega pero vendrán muchos más. Empatía y atención son su mejor promoción. El viernes me contaba que son ya muchas las nuevas empresas a las que ha dado la bienvenida en un municipio pequeño como es La Cañada. Aliento vital y local para la Economía.

No seré yo quien diga que la promoción no funciona, pero el ordenador en mi historia es lo de menos.

Además, yo soy más de Apple, ¡Para qué os voy a engañar!, pero gracias a José, después de 20 años en el equipo verde me pasé al rojo. El madroño lo tengo en el jardín, y algo me dice que no echaré de menos al oso. Pese a su "Sentido y Sensibilidad"...



7 comentarios:

Pedro Muñoz Valencia dijo...

Bonita historia Majé,
resulta curioso que sean los de Caja Madrid los que tengan ahora que probar de su propia medicina (por lo del cambio de banco digo).

http://www.youtube.com/watch?v=bwcJc4LcI8s

Enhorabuena de nuevo por la empresa

ML dijo...

Y mira que me gusta esa campaña...
¿Quieres?... No puedes...

Elena dijo...

Al final, lo importante es la persona... No la empresa ni las promociones. Ójala hubiese más gente como José Godoy, y también más personas que sepan agradecerlo.

Suerte, Majé, con este nuevo proyecto.

Anónimo dijo...

Enhorabuena, Majé, por tu empresa. Claro que, como señalas, mucho del mérito es del profesional, no de la entidad: a mi me pasó lo contrario con el Santander cuando quise una hipoteca y me pusieron todo tipo de pegas por ser autónomo... después de estar trabajando con ellos muchos años, y conocer al milímetro mis ingresos y gastos. Hablé con otra entidad (Banco Pastor Oficina Directa) y en 48 horas aprobaron la hipoteca que, como sabes, te fideliza/ata al banco durante décadas. El B.Santander perdió desde entonces un cliente, y llevo con el Pastor más de 20 años... Quizás en otra oficina de Cajamadrid no hubieras tenido el mínimo problema, o en otra del Santander sí... Quién sabe.
Lo dicho, mucha suerte y un abrazo.
Fernando

Susana dijo...

Siempre ha habido clientes disgustados/encantados con el trato de sus "proveedores", pero hoy en día la GRAN DIFERENCIA es que lo podemos decir clarito, con nombres y apellidos, para su gloria y/o descrédito a muchas más personas. Eso es lo que me gusta de lo digital, las conexiones. ;-)

Paco González dijo...

Es bien sabido que siempre hay gente que hace el oso...
Por otra parte, no es de extrañar lo de Godoy. Hace doscientos años, más o menos, un tocayo suyo (creo que aquél era Manolo y no Pepe) regalaba naranjas a las señoras. Éste se ha pasado a los ordenadores, que está más en la línea del siglo XXI.
En cualquier caso, enhorabuena por haberte topado con un nuevo príncipe de la paz. Cada vez quedan menos entre los banqueros. ¡Y me temo que hasta entre los bancarios! :-)

Alvaro dijo...

Vaya, no hace un mes que escribí esto...

http://pseudonimma.blogspot.com/2010/02/rodrigo-rato-y-el-verde-puticlu.html

Se ha producido un error en este gadget.

ShareThis

Webstatics